D.Ô, un lugar con encanto entre viñedos

Hoy me he propuesto la difícil tarea de conseguir que esa cita, que tanto tiempo llevabas esperando, termine con un “¿por qué no lo intentamos?”. O que el “si quiero” que tanto estás deseando escuchar, suene alto y claro. Quizás mi post de hoy te ayude a cerrar un buen negocio, o disfrutar en familia o con los amigos de una experiencia sabrosa. Creo que esta vez me he puesto el listón demasiado alto, pero voy a intentarlo…

img_20130329_144037Hace unos días visité la localidad riojana de Alesanco. Es un pequeño municipio que se encuentra enclavado en la Rioja Alta, entre localidades como Nájera, Santo Domingo de la Calzada o San Millán de la Cogolla. Está también a tan sólo 3 kilómetros de la Abadía Cisterciense de Cañas, por cierto, un bonito lugar a apuntar como próxima visita. Nada más llegar me comentaron que se acababa de abrir un hotel-restaurante, y allí que me fui con mucha curiosidad. Me encontré con una casona completamente reformada, con amplio espacio exterior, y a Baco, dios del vino, en la puerta junto al nombre del establecimiento, D.Ô.

Restaurante D.Ô en Alesanco

La fachada del edificio no hace justicia a un interior lleno de sensaciones. El pequeño pasillo de entrada al hotel restaurante, divide el edificio en dos partes. Si tomas el camino de la derecha, te adentras en una acogedora planta baja, que da la sensación de haber sido, hace muchos, muchos años, el gallinero o cuadra de la vivienda. Hoy en día hace las veces de bar, bodega y recepción del hotel. Si tomas el camino de la izquierda, te encuentras con un amplio comedor interior, que da a un patio exterior donde poder comer o tomar una copa.

Hotel Restaurante D.Ô en Alesanco

Sin querer entrar en excesivos detalles, ya que espero que después de leer el post, tu curiosidad te lleve a visitarlo, me quedo con las sensaciones que transmite este lugar. Lo que me resulta más curiosos es que todos los rincones cuentan con una pieza de arte moderno o religioso, con figuras decorativas de otras partes del mundo, armarios y mesas de ensueño, literatura, vino y cuadros evocadores, y sin embargo, no  tienes la sensación de estar en un lugar recargado.

Hotel Restaurante D.Ô en Alesanco

La genial mano de Ángelo Cambero, amante del diseño de interiores, y su mujer Nina, han conseguido este milagro. Ángelo Cambero es el promotor también de El Peregrino de Puente la Reina. Con D.Ô, ha conseguido aunar la gastronomía, la tradición vitivinícola de La Rioja, y un alojamiento acogedor. El hotel cuenta con ocho habitaciones, y un menú elaborado con productos de la huerta.

Hotel Restaurante D.Ô en Alesanco.

El cuidado por el detalle, el que todo esté en su sitio, pero que a la vez resulte un lugar vivo y vivido, además de la paz y buen gusto que se respira, os asegura no sé si un “si quiero” o un “¿por qué no lo intentamos?”, pero si una experiencia única que quizás os lleve, como a mi, a recomendar este lugar. ¡Feliz visita!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s